un pestañeo.


Aquellos con tendencia a encontrar una revelación mirando una bombilla o viajando en un ascensor son los más peligrosos: suelen cambiar su vida en lo que dura un pestañeo.